miércoles, 2 de noviembre de 2011

Las antiguas Morismas Regiomontanas.

Se señala el año de 1762 como el último de una fiesta con mucha similitud a las famosas celebraciones de Moros y Cristianos en todo el mundo de habla hispana, y que tenía como sede al Monterrey de los tiempos de la colonia.
La descripción la he tomado de un artículo sin firma de autor, editado en una publicación  para celebrar el aniversario 350º de la fundación de la ciudad el año de 1946;  detalla algunos datos muy interesantes sobre el desaparecido evento, que nos remiten en gran medida a las aún perdurables celebraciones de la Morisma de Bracho en Zacatecas, las cuales por cierto, serían más recientes (c.1830), que esta arcaica celebración regiomontana, perdida por completo en las tinieblas del tiempo.


Fiestas del GRAN TURCO

"...Esta curiosa fiesta estuvo efectuándose durante muchos años en España y sus colonias, desde la época de la conquista, hasta mediados del siglo XVII, en que empezó su decadencia.
Consistía en una procesión que se verificaba por las calles de los pueblos, en la que intervenían moros y cristianos; para ellos se organizaban dos bandos: El de los moros, encabezados por el "Gran Turco" a quien seguía la morisma, y el de los cristianos, encabezados por el emblema de la Cruz.
El "Gran Turco" estaba representado por un individuo lujosamente ataviado al estilo moro con fez turbante (gorro hecho de tiras de tela enrolladas en la cabeza) y albornoz (capa grande con capucha), con arreos de montar muy vistosos. El individuo que hacía de "Gran Turco", recorría las calles montando un hermoso caballo, y le seguían sus moros lanzando alaridos y disparando cohetes y tiros. Los cristianos seguían al "Gran Turco" y sus moros, lanzándoles injurias, y hasta piedras, acabando la procesión por simular que el "Gran Turco" y sus moros salían derrotados y muy contritamente entraban a la iglesia para convertirse y ser bautizados.
Estas fiestas eran muy costosas y en algunas ocasiones acabaron en verdaderos zafarranchos entre cristianos y moros, con muertos y heridos de verdad.
Aquí en Monterrey, una de las últimas fiestas del "Gran Turco", tuvo lugar el año de 1762, tanto porque fue un año de pobreza, como porque ninguno de los vecinos quería tomar el papel de "Gran Turco" en atención al alto costo de las vestimentas, a los gastos que demandaba su misión de varios días y a las injurias y vejaciones que era obligatorio recibir. Sin embargo puede tenerse como seguro, que las fiesta de referencia son de las que ayudaron al fomento mercantil en la zona principal de la ciudad como ya se ha dicho en reseñas anteriores..."

Fuente: Álbum de aniversario de la fundación de Monterrey, N.L.
1596-1496.

No hay comentarios:

Publicar un comentario