miércoles, 9 de noviembre de 2011

Imágenes de Monterrey, en la colección digitalizada de la Southern Methodist University en Dallas. Segunda parte.

En esta segunda parte incluyo la liga y un breve comentario a las vistas estereoscópicas; pero antes quiero hacer una corta explicación sobre el sistema y sobre los autores o editores en particular de estas vistas.

El sistema estereoscópico

La fotografía estereoscópica tradicional, consiste en crear la ilusión de tercera dimensión a partir de un par de imágenes en dos dimensiones, ésto es, el llamado estereograma. La forma más sencilla de mejorar la percepción de la profundidad en el cerebro, es proveyendo a los ojos de un visor con dos imágenes diferentes, representando cada una de ellas, dos perspectivas del mismo objeto, con una mínima desviación con una equivalencia exacta a la perspectiva que tienen ambos ojos en la natural visión binocular.
Fuente: Wikipedia. Estereoscopia.


Estereoscopio
Siglo XIX

Los autores
Alberto Fahrenberg:

“…Lo anterior no significa que no hubiera fotografía exterior, sino que no era común. Durante la década de 1860 la región fue retratada repetidamente y sus imágenes vendidas como vistas. Tenemos referencias de que los fotógrafos Alberto Fahrenberg y Cayetano Izquierdo tomaron fotografías de la ciudad de Monterrey y sus alrededores, imágenes que incluso llegaron a distribuirse en los Estados Unidos de América en el formato de Carta de Visita. Ambos fotógrafos llegaron a ofrecer también, “vistas estereoscópicas de lo más notable de Monterrey y sus cercanías…”

En Octubre de 1863, anunciándose a sí mismo como “Alberto Fahrenberg”, apareció como fotógrafo en Monterrey, la capital del estado de Nuevo León, en México. Ofrecía en sus servicios vistas estereoscópicas y estereográficas de Monterrey. En Enero 1 de 1865,  anunció la apertura de su estudio de retratos en el número 94 de la calle de Doctor Mier, donde ponía a disposición de su clientela, ambrotipos al precio de dos pesos. Por veinticinco pesos, uno podría comprar una fotografía “pintada e iluminada”. Las vistas de Fahrenberg de Monterrey, tanto estereográficas como en formato de Carta de Visita, obtuvieron una amplia distribución en México y en los Estados Unidos. En abril de1869, el “Humphrey’s Journal” agradecía a… “Alberto Fahrenberg, un suscriptor durante siete años, residente en Monterrey México, por una gran cantidad de maravillosas vistas estereoscópicas tomadas  dentro y en los alrededores de Monterrey, de las cuales uno puede darse una idea de la tan “celebre ciudad”. Tenemos muchas vistas de las de las calles y de los edificios públicos; de montañas y valles; de grandes operaciones mineras, y numerosas vistas de población heterogénea”.
Fahrenberg señalaba, que éstas eran algunas de las primeras estereografías que él producía. Existe evidencia de que Fahrenberg pudieras haber sido también fotógrafo en la ciudad de Mérida, Yucatán en México, durante cierto período.

Keystone View Company:

La Keystone View Company fue la mayor distribuidora de imágenes estereográficas y estuvo localizada en Meadvilla, Pennslvania. De 1892 a 1963, la Keystone produjo y distribuyó estereovistas tanto educacionales, como cómicas/sentimentales, y aparatos estereoscópicos. Para 1905, era la compañía de productos estereográficos más grande del mundo.

* Iglesia, Monterrey. (Antigua capilla de la Purísima). Alberto Fahrenberg, Artista y Fotógrafo . Fecha. 1868. Vista de la primitiva capilla. Aún no se aprecia el trazo de la placita De la Llave (Purísima). La puerta principal obstruida por un conjunto de ramas. Una solitaria figura de una fantasmagórica mujer de negro se acerca al templo por uno de sus accesos laterales.

* Hotel de San Fernando, Monterrey, México. Alberto Fahrenberg, Artista y Fotógrafo. Fecha 1868. Toma del interesante edificio de arquitectura “criolla” con influencia de Nueva Orleáns, el único que existió en la ciudad, y que desafortunadamente desapareció en un incendio en 1879. Sede del actual Hotel Colonial y punto obligado durante muchas décadas de arribo y salida de carruajes y diligencias. La plaza Hidalgo pasaría desapercibida a no ser por la presencia de un triste farol. En los bajos del edificio, se aprecia ya un negocio establecido, una sombrerería.

* Vista posterior del Palacio Municipal, Monterrey, México. Alberto Fahrenberg, Artista y Fotógrafo. Fecha 1868. De entre las sorprendentes imágenes de la colección, creo que ésta se lleva las palmas. Fahrenberg, a diferencia de los innumerables fotógrafos que lo plasmaron en sus tomas, tuvo la ocurrencia de captar la parte posterior del palacio y con ello nos  ha regalado una verdadera joya documental para la posteridad. El remate de la crestería en la parte posterior, no sólo resulta interesante por su elaboración, sino incluso denota  aún cierta tosquedad que se habrían de refinar más adelante. Aparecen las miserables carpas de lo que debió haber sido en aquellos años el mercadillo de la plaza Hidalgo. Una casona que ocupaba el predio del actual edificio del Casino se aprecia al fondo de la imagen. La pendiente central en la calle empedrada nos recuerda la forma primitiva que tenían las avenidas para conducir toda clase de residuos, tanto líquidos como sólidos. Una imagen que vale la pena escudriñar a detalle.

* Cerro de la Silla, Monterrey, México. Alberto Fahrenberg, Artista y Fotógrafo. Fecha 1868. Procesando un poco la imagen se alcanzan a percibir algunas cosas interesantes: La torre de la Casa del Mirador, no hace mucho habitada por Juárez. Las grandes parcelas al pie del cerro del Obispado. Lo que sería la avenida Padre Mier, llegando ya hasta las faldas de la loma.

* Campo de Batalla, mirando a Monterrey. Por Singley, B. L. para la Keystone View Company. c. 1900. Habían transcurrido cincuenta años de la Batalla de Monterrey y es probable que a algunos norteamericanos, el nombre de la ciudad aún les evocara recuerdos de notas épicas que habían tenido gran difusión en la prensa norteamericana de algunos años atrás. Llaman la atención los cañones tirados en derredor de la Loma y que según parece, permanecieron ahí abandonados por lo menos otras tres décadas. 

* Campo Santa (sic) Panteón de Monterrey. Alberto Fahrenberg, Artista y Fotógrafo. Fecha 1868. La foto desde la loma hacia los viejos panteones (hoy escuela Venustiano Carranza), hubiera sido aún más interesante a no ser por la distancia y las limitaciones de la técnica fotográfica en esa época.

* Casa Municipal (Palacio) Monterrey. Alberto Fahrenberg, Artista y Fotógrafo. Fecha 1868. Vista de frente del antiguo Palacio Municipal. Se aprecian rastros del mercado que se instalaba en los bajos del palacio. Salvo una silueta borrosa, ni un alma está presente sobre la desolada plaza Zaragoza. El mobiliario urbano de la época; sofás de sillar y lámparas de petróleo.

* Ruinas del Palacio del Obispo. Destruido por el general Taylor en 1846. Monterrey, México. En realidad el general Worth al mando de Taylor tomó el Palacio con sus tropas y solo contribuyó a dañarlo más de lo que ya estaba, pero para efecto de ventas entre el público americano conocer el sitio de la épica batalla debe de haber resultado muy atractivo. Sobre los dinteles de las puertas del edificio parecen apreciarse las leyendas “Cuarto de Batalla” y “Comandancia”.

6 comentarios:

  1. Muy interesante la continuación de esta entrada. La verdad es que estas fotos están llenas de detalles por analizar. No puedo decir que alguna de ellas sea mi favorita porque todas son extraordinarias, pero la de la parte trasera del palacio es excelente en detalles. Es curioso, más antigua que el edificio es la calle empedrada y con su declive hacia el centro hacia donde confluía el agua y los desechos de todo tipo, más que por allí andaría el mercado de la carne. Gracias por compartir toda esta información. Hasta pronto

    ResponderEliminar
  2. Muy interesantes las fotografías del Monterrey del Siglo XIX. Más que desoladas las calles, creo que es producto de que las placas fotograficas que se usaban en ese entonces no eran muy sensibles por lo que la exposición llevaba varios segundos y en algunos casos hasta minutos. De ahí que todo aquello que estuviera en movimiento no quedaba plasmado en la foto. En el caso de las figuras borrosas que aparecen de personas, estas caminaban en dirección a la cámara por lo que apenas se nota como una sombra fugaz. Estas últimas fotos creo que si las hubieras podido poner directamente en el blog ya que abajo dice que se puede hacer citando a la Universidad Metodista del Sureste. Saludos!!

    ResponderEliminar
  3. Juan, este es un tema apasionante, habrá que investigar más. Es un buen punto de partida para reconstruir Monterrey en la segunda mitad del siglo xix, época que me interesa mucho.

    Enhorabuena, saludos.

    ResponderEliminar
  4. Ahora que el Discovery está transmitiendo unos documentales de la BBC que se llaman "Ciudades Sucias", recreando las condiciones de insalubridad de tres grandes metrópolis desde la edad media, me quedé pensando en la clase de higiene que propiciaría un canal a cielo abierto a media calle en el corazón de nuestro pueblo de aquél entonces.
    No cabe duda de que la influencia del Dr.Gonzalitos entre otros, contribuyeron en mucho al saneamiento de nuestra ciudad.
    Te mando un saludo.

    ResponderEliminar
  5. Blade_Runner, muy interesante tu observación. Efectivamente, en las fotos de Lagrange ya no sucedía, pero es evidente que las vistas estereóscopicas de Fahrenberg, más primitivas, necesitaban un largo tiempo de exposición.
    Te agradezco también tu observación sobre los derechos de autor. Trataré por lo menos de agregar un collage al principio, poniendo la leyenda correspondiente.
    Te mando un saludo.

    ResponderEliminar
  6. Enrique:
    Gracias por tus comentarios.
    Ojalá y podamos encontrar más documentos del siglo XIX.
    Saludos.

    ResponderEliminar