martes, 7 de junio de 2011

Sigilografía regional

Revisando la última entrada del Blog de Leoncillo Sabino Buscando a los Ancestros,  reparé en su comentario sobre los cuños en los documentos oficiales, y me pareció pertinente hacer un recuento, así sea extremadamente breve, de algunos de estos interesantes sellos que durante años han sido parte fundamental de la papelería oficial en todo el mundo.

En el pasado había agregado una entrada sobre la Escripofilia local, que se refiere al estudio de bonos y acciones, un campo relacionado con la numismática; y me pareció que podía ser del mismo interés, el estudio de los sellos (o cuños) que acompañan a muchos de los documentos oficiales emitidos en la región.

Encuentro en internet la siguiente definción sobre la sigilografía:
Se llama sigilografía (del latín, sigillum, sello) o esfragística (del griego, sphragis, sello) al estudio sistemático o metódico de los sellos con que se han autorizado documentos oficiales. Sello es toda pieza de metal, de papel o de materia equivalente que lleva estampadas figuras o signos. La sigilografía puede considerarse un mero apéndice de la diplomática y lo será cuando el estudio de los sellos se limite a descubrir la autenticidad o la falsedad de los diplomas a que van adheridos. Pero si ella se extiende a esferas más amplias, se constituye en nueva disciplina arqueológica auxiliar de la historia. De su misma definición se desprende que lo principal en el sello son las figuras y signos que ostenta los cuales siempre han de corresponderse con las ideas, costumbres y progreso artístico de la época en que se trazaron y con las formas y gusto de la persona a que se refieren y esto con tanta o más razón cuanto que su época de florecimiento coincide con la Edad Media en que la idea y sentimiento religioso y cabelleresco daban vida y expresión a todos los objetos de arte, aun a los más vulgares y ordinarios.


Desde luego México y particularmente Nuevo León, no han sido la excepción en el uso de estos instrumentos de validación legal, y me parece interesante agregar aquí una breve presentación, con digitalizaciones de algunos de los que fueron utilizados en el período de 1810 a 1928.





Como curiosidad final, agrego un sello "tachado" en Nuevo León, y una breve explicación tomada del libro, LOS LIBROS DE ACTAS MUNICIPALES EN LOS SIGLOS XIX Y XX del Dr. D. Mariano García Ruipérez, Archivero Municipal de Toledo.
El texto nos da una idea del peso que tenían las decisiones que se tomaban en España, y como afectaban, aún en estas tierras tan distantes, a las leyendas que debían acompañar a estos sellos.

Sello de una hijuela emitida en Lampazos NL hacia el año de 1824.

"...En lo primero que queremos detenernos es en la existencia de párrafos y páginas que fueron tachados o arrancados intencionadamente obedeciendo disposiciones de Fernando VII. La primera en el tiempo es una Real Cédula de 25 de junio de 1814. Por ella el Rey determinaba que, mientras el Consejo Real estudiaba lo más conveniente para el restablecimiento de los antiguos ayuntamientos, continuasen en su desempeño los individuos que entonces los formaban con la condición de que no pudieran ejercer otras competencias que las atribuidas a esas corporaciones en 1808 y de que “se borren de los libros de ayuntamiento las actas de elecciones constitucionales”.
La aplicación de esta norma varió según las poblaciones. En la ciudad de Toledo esta Real Cédula fue examinada en la sesión plenaria del día 15 de julio de 1814 y una vez leída se acordó su cumplimiento. Pero ese Ayuntamiento había sido elegido con arreglo a las disposiciones gaditanas. La consecuencia inmediata, y única, de su aplicación fue tachar la mención “ET CONST. MONARCH.”. Estas palabras formaban parte de la leyenda que rodeaba el sello impreso con el escudo de Fernando VII y que junto con la frase de “Sello cuarto, quarenta maravedís, año de mil ochocientos catorce” identificaban, por entonces, los folios utilizados de “papel sellado” en esos libros. Además se añadió la frase impresa de “Tengase por no valido lo tachado”. Es decir el Rey desde entonces lo fue sólo por la “Gracia de Dios” y no por la Constitución. Una nueva Real Cédula de 30 de julio de 1814 supuso la disolución de esos ayuntamientos, al designar como miembros a los que lo eran en 1808..."


Oprimir para ver álbum de sellos individuales.

Fuentes:
http://es.wikipedia.org/wiki/Sigilografía
http://eliasjorge4.blogspot.com/2011/02/buscando-los-ancestros.html
http://www.ucm.es/centros/cont/descargas/documento11909.pdf

2 comentarios:

  1. Muy interesante artículo. Cada parte de un documento histórico tiene su importancia y valor. Y cuando se analiza a conciencia, cada elemento aporta datos a esa historia y da pie a nuevos caminos de búsqueda. Gracias por estas reflexiones sobre la sigilografía (yo ni siquiera sabía que existía algo semejante). También he andado "atareado" con muchas responsabilidades que me han impedido seguir escribiendo en mi blog o comentar en otros, aunque sí me había percatado de que estuviste ausente. Gracias de nuevo y buena suerte.

    ResponderEliminar
  2. Para mi también fue una novedad encontrar que se les estudiara, y más como una disciplina arqueológica ligada a la historia.
    Creo que en muchos casos, incluso tienen algo de valor estético en su diseño.

    Saludos Jorge Elías.

    ResponderEliminar